Páginas vistas en total

domingo, 29 de julio de 2012

'Garridiario', lobby de inteligencia



No tiene casi nada que ver, de acuerdo, porque no son bohemios, pero el Garridiario, quienes lo componen, la fanfarria inteligente que se montan, lo que dicen algunos de sus invitados, me recordaron el pasado jueves a algunas escenas de la maravillosa novela Las máscaras del héroe de un jovencísimo Juan Manuel de Prada que parecía que únicamente iba a consagrar su vida a la literatura. Ya sabemos todos que al final no ha sido así. 

No sé, el jueves me vinieron a la cabeza las reuniones que organizaba en su casa Carmen de Burgos, Colombine, considerada la primera periodista profesional en España por su condición de redactora en el madrileño diario El Universal. El pisito de la amante de Ramón Gómez de la Serna se convertía de noche en un enjambre de poetas modernistas, políticos retirados o alejados de la primera línea y escritores genialoides, narra De Prada. La actualidad contada de manera muy peculiar y gamberra vertebraba las conversaciones. Y alguno de los presentes se arrancaba disfrazado a recitar un manojo de sonetos satíricos en los que ridiculizaban a varios políticos de la época y denunciaban sus rapiñas. Hablamos de la primera década del siglo XX. Y nada ha cambiado. Las rapiñas, digo. 

En el caso del espectáculo de nuestro Carlos Garrido, los poetas modernistas han sido sustituidos por los humoristas, y los escritores genialoides, por periodistas. La música rock es la pincelada garridista. 

Con el Garridiario, el periodista acaba de abrir su propio medio de comunicación. La tecnología que precisa es rudimentaria: una guitarra, un micro, un techito (el singularísimo Teatre Sans) y unas cuantas personas. El libro de estilo de este noticiario es uno: la necesidad de explicar las noticias de un modo alejado de las maneras habituales en los medios tradicionales y en los digitales. En lugar de buscar un hueco en internet, el periodista ha recuperado la originaria oralidad del periodismo, fundiéndola con la tradición intelectual e inconformista del cabaret, en concreto el político. Es por eso que las canciones forman parte importante de un espectáculo (¿es un espectáculo?) que irá mejorando e incorporando más números musicales en su desarrollo. Lo que les decía del cabaret y para ponerles un ejemplo de lo que sucedió el jueves, Garrido cantó con acritud la reinterpretación de las siglas de UM: "Una Mierda que acabará en Un Módulo". Su canción Bon al·lot (alguien que prefiere ser un poco ladrón que no vivir del poder y la corrupción) funcionó como una catarsis al cierre del irreverente noticiario. El happy-end fue la risa sonora del propio Garrido -muy cabaretera, por cierto-, fruto de tomarse muy en serio la realidad. 

Grandes aciertos del jueves: 1) Que el periodista jamás le preguntara al entrevistado, en este caso el músico mallorquín L.A.: "Y usted, ¿cómo se siente?" 2) Que sorprendiera al entrevistado explicándole que, tal y como dice la leyenda, el nombre del estado norteamericano de Los Ángeles (L.A., las siglas de su nombre, Luis Alberto) se le ocurrió a Junípero Serra observando las arquivoltas de Sant Francesc. 3) Que durante el guitar-talking, Garrido consiguiera que el cantante, que acaba de editar el e.p. SLNT FLM, grabado en EE UU, interpretara en acústico la segunda canción (la primera es "un bodrio", reconoció L.A.) que había compuesto en su vida, Movie Star. Ese momento espontáneo de Luis afinando la guitarra e intentando recordar la melodía fue muy fresco. 4) Los colaboradores son buenos: Xavi Canyelles clava a Jaume Matas (Matigues), y Marta Cabrero recupera crónicas y antiguos poemas ácidos. Y 5) Descubrir que un crítico literario puede ser gracioso. Josep Maria Nadal Suau lo es y lo estuvo. Argumentó muy bien por qué proyectos reales y pequeños como el Garridiario son tan importantes para la cultura y la inteligencia de esta ciudad. A propósito de ello, a la salida, Garrido me confesó que quería que su cabaret fuera un lobby de la inteligencia, concebido desde la risa cabaretera. Todo esto por 5 euros, consumición incluida, y en las próximas semanas. Atentos al cartel: Ramón Aguiló, Gabi Rodas, Mateu Xurí...

*Publicado en "Diario de Mallorca" el 20 de mayo de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario